20 de Abril de 2014
 Inicio Artículos CdH
Relaciones Crecimiento Imagen Hogar Libros Profesión Consejería Otros
Los Top 5
Salmo 103:5 Rejuvenecerse como las aguilas
Cómo hacer un estudio bíblico inductivo
(1) El trabajo según la Biblia
(2) La Biblia y el yugo desigual
Estética para el corazón
En la misma seccion
Donají: puertas y ventanas a Oaxaca, México
Protegiendo el matrimonio a través de la oración
La castidad, un desafío a la cultura moderna
Clásico de aniversario para mujeres
¿Cómo será el cielo?
Entrevista a Keila Ochoa Harris: del error al perdón
Además...

Reseña: Orando la Palabra de Dios

Orando la Palabra de Dios

Beth Moore

Editorial Unilit, 2001

345 páginas

Vida cristiana, oración

4.5 estrellas 4.5 de 48 votaciones.
5 4 3 2 1

Orando la Palabra de Dios

Más que un libro para leer, Orando la Palabra de Dios: Libérese de las fortalezas espirituales por Beth Moore es un manual de oración, una guía práctica basada en textos bíblicos que giran en torno a catorce temas que incluyen el orgullo, la inseguridad de no sentirse amado, continuos sentimientos de culpa, el rencor, o las fortalezas sexuales.

Moore se basa en 2 Corintios 10:5 para definir lo que es (y no es) una fortaleza espiritual, así poniendo una base equilibrada para entender el resto del libro y poder orar con inteligencia. Para andar en victoria como creyentes, lo principal es aprender a reemplazar nuestros pensamientos erróneos con los pensamientos de Cristo, expresados en la Biblia. Cada capítulo sigue un formato parecido: una introducción personal en la que Moore explica unos puntos acerca de la fortaleza en cuestión, y cómo encararlo, seguido de breves oraciones en primera persona basadas en textos bíblicos, con la referencia incluida, y después unos renglones para escribir una oración uno mismo.

Tengo que admitir que cuando me acerqué a este libro, el título, Orando la Palabra de Dios, me atraía, pero el subtítulo, Libérese de las fortalezas espirituales, me echaba para atrás. Ya había tocado el tema de las fortalezas espirituales y no había salido muy convencida por los métodos o explicaciones que se me habían presentado. Había luchado contra mis propias fortalezas sin mucho entendimiento o éxito.

El libro de Beth Moore, sin embargo, me convence en su totalidad, y ahora lo considero un manual muy útil para acompañarme en mi vida de oración. Primero, me ha ayudado a entender que las fortalezas espirituales no son tan sólo nuestros «peores» pecados sino también los pecados que damos por sentado como parte de nuestra naturaleza, como puede ser la incredulidad. Me ha hecho ver la necesidad de conseguir la victoria en estas áreas que a veces pensamos que son inevitables. Pero lo que más me ha convencido es que no habla de victorias fáciles, ni de métodos o recetas particulares, sino del proceso bíblico de renovar nuestras mentes con la Palabra de Dios y de llevar nuestros pensamientos cautivos a Cristo. Creo que da en el clavo con el tema de la guerra espiritual, sin enfatizarlo o ignorarlo demasiado. Y el mayor énfasis del libro está en llenar nuestros pensamientos con los atributos y la presencia de Dios mismo, no en obcecarnos en nuestro problema. También me gusta que Moore no se haya limitado a su propia experiencia, sino que haya contado con personas claves en distintos capítulos; por ejemplo, la directora de un centro de ayuda para problemas alimenticios le ayudó a escribir el capítulo sobre las fortalezas alimenticias.

La única pena sería que nos limitáramos a este libro, ya que podemos ir directamente a la Biblia para aprender a orar y adorar a Dios. Pero la intención de la autora tampoco es ésta, ya que concluye el libro con estas palabras: «Amado, usted nunca perderá el tiempo con la Palabra de Dios. Su Biblia está llena de tesoros indescriptibles. Disfrute al desenterrarlos».


  Comentarios

Cristianadehoy.com no es responsable del contenido de los comentarios

Número de comentarios: 2                                                                                                         

Anet dijo...

Sólo quería compartir que la practica de orar con las escrituras no es algo nuevo. Ha sido usada por cristianos desde muchos siglos atrás. mandame Guyon entre muchos otros hermanos. Las palabras de Dios son espíritu y vida si oramos la palabra. Ella penetra hasta nuestro espíritu, puedo testificar que es una practica maravilla.
Saludos en Cristo.

26.01.12 a las 27:58.                                                                                                              

lorena dijo...

bueno sabe es algo muy lindo lo k ustedes colocan en su pagina por nos ayuda a seguir una vida mejor en nuestro tiempo pero hay k seguir con la mejor vida k ee con nuestro dios jesus rey

28.10.09 a las 18:17.                                                                                                              

Sobre el autor/a
Nombre: E Clark
Ciudad: España
Bio: Licenciada en Periodismo.
Busca artículos
Boletín novedades
Publicidad